COSTA CONTEMPORÁNEA (mi experiencia – un breve pero lindo recordatorio-).

Foto: Pollobarba Costa Contemporánea 2012Verano de 2012, septiembre. Me preparo para pasar cinco días de evasión y contacto con la danza, conociendo a gente nueva y trabajando de una forma muy diferente a la que hasta el momento había experimentado.

Allí, una recepción abierta: con presentaciones entre unos y otros, organización de los espacios de alojamiento compartido, preparación para empezar con las clases, y… clase al aire libre!, una estupenda sensación de libertad bailando al viento de Almería, muy agradable, y para mí inspirador.

Después de un tiempo de trabajo e intercambios, comida y descanso.

Por la tarde, excursión. Un pequeño viaje hacia un espacio abierto con elementos pintorescos e inspiradores (en mi caso fuimos el primer día a las ruinas de las minas de Rodalquilar – Cabo de Gata-) donde dejamos llevar el cuerpo comunicando ideas y expresiones personales y grupales, donde nos conocemos aún más por la expresión libre de nuestro cuerpo.

Otro espacio donde experimentamos con la danza fue La Isleta del Moro, una zona de puerto marítimo donde invadimos con danza el espacio y compartimos otras nuevas sensaciones.

En general, un intercambio muy productivo, con profesores con larga y nombrada experiencia, Guillermo Weickert y Roberto Oliván, que enseñaron conocimientos muy interesantes sobre danza y aportaron su propia personalidad artística y humana de una forma bella, bastante allegada y natural, muy de agradecer.

Por la noche, espectáculos. Arte, cultura, disfrute, pasión y sentimientos. Y después… cada uno lo que quisiera, aprovechando las mágicas noches del verano.

La última noche, jam session. Después de disfrutar de las actuaciones de otros profesionales del humor, la danza y la música, interactuamos también nosotros en el escenario, contando historias espontáneas mediante la danza improvisada.

Un gran equipo de profesionales y no profesionales de distintas artes y disciplinas se concentran y comparten momentos entrañables y motivadores dando rienda suelta a las múltiples capacidades que tenemos de comunicarnos de forma cooperativa y creativa.

Para mí, Costa Contemporánea es una bonita oportunidad de desplegarse en sentimientos e inspiración, danza, movimiento, amor, amistad y disfrute. Intercambio, conocimiento y sorpresas… Gracias por la iniciativa a su directora, Nerea Aguilar, que sigue ofreciendo este evento cada año.